Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Lunes, 23 de abril de 2012

Otra de "sociolisto"

Enviar por email

[Img #2535]No quiero, ni debo, entrar en premisas de las tipificadas como evangélicas, porque nada quiero ni creo en lo referente al estamento que tiene ocultas bajo sus alfombras todas las mayores y más salvajes brutalidades y desvios sociales: el clero.

Pero de alguna manera hay que entrar a calificar la desconexión diaria entre lo que un día fue la gente socialista que llenaba un partido con inquietudes sociales de izquierdas, de lo que ahora se va acumulando bajo las alfombras de algo que es “sociolisto”, que aunque próximo tiene el espejeo de la verdad socialista francesa, de nada le sirve a unos servidores de aquel “chusto y mueete” que ya dijimos que lo es Rubalcaba y sus mariachis como Tovar que, “democráticamente”, para tomar una decisión como la de vivir a costa de una aparente ideología, le tiene que pedir permiso al patrón de patrones, que, a su vez, mirará con humildad qué subvención recibirá del gobierno para poder mantenerse con coche, avión y viajes, el chiringuito político.

Un chiringuito, que al igual que el eclesial, debería de ser que el que quiera cura o partido que se lo pague; del mismo modo que cualquier mortal pecador, cuando quiere una noche de juerga se la paga, y según sus necesidades la nena o el nene será de las que alquilaban los de la CAM, o de las que más o menos remendadas también dan su juego, y tienen que alquilar algunos pobretones cuando se les pone el cuerpo canalla.

Un partido, y concretamente el socialista, no es más partido, no conecta más con el pueblo y las gentes progresistas por tener un secretario general que vaya en coche oficial y tenga un despacho de banquero. Un partido, y más concretamente el socialista, para no ser “socialisto”, tiene que vivir de acuerdo y conformidad con lo que le permitan las cuotas de sus afiliados. Porque, de lo contrario, se cae en lo que se ha caído, en el servilismo al que da con la esperanza de recoger a cambio algo.

Una prueba palpable de que lo que hay en Murcia, en la cortijá, es “sociolisto”, es que con las cuotas de los afiliados no se pueden pagar sueldos, ni dedicaciones exclusivas innecesarias como la pensada personalmente por Tovar, aunque lo haya dicho el enterraor mayor Rubalcaba.

Salud y Felicidad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress