Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Domingo Delgado.
Martes, 5 de junio de 2012

¡No, Monseñor, así no...!

Enviar por email

[Img #3103]Sabido es que Mons. Lorca Planes, Obispo de Murcia, es un hombre cercano, apacible, e incluso entrañable. Es lo que se podría decir un hombre prudente, acaso diplomático, al que le tenía por justo. Pero sus últimas declaraciones en las que no apoya a los clérigos y religiosos –que en número próximo a cien- firmaron un manifiesto contra los desahucios hipotecarios, so pretexto de que se trata de una cuestión compleja, no parece que sea muy atinada para serlo de un Pastor de la Iglesia.

¿Es compleja porque Mons. Lorca no la conoce en profundidad?. Creemos que por el alcance de la misma y sus consecuencias socio-económicas en muchas familias de su Diócesis, debería de haberse informado mejor, y haber llegado a hacer una estimación moral de las consecuencias de unos desahucios promovidos por una banca asistida oficialmente, ante unos trabajadores en paro abandonados a su suerte, que no pueden pagar las hipotecas pactadas en situación de estabilidad económica. Pero además, habría de considerar ¿si es justo el desahucio en esas condiciones casi famélicas?. Al tiempo de ¿si es justo que, además los pobres desahuciados sigan debiéndole al banco dinero, incluso después de haberse adjudicado su vivienda –con la que habían constituido garantía del préstamo?. Algo que no se sigue ni siquiera en los países de economías más liberales como EEUU, pues adjudicada la vivienda se considera saldada la deuda, ya que cubría el préstamo en garantía. ¡También es raro que nuestro docto Obispo no tenga opinión sobre ese extremo de la cuestión!.

Nuestro Pastor no puede desentenderse de la suerte de sus ovejas, ha de redoblar el celo apostólico y sacerdotal para acercarse a las más necesitadas, a las que sufren la injusticia. Pues de lo contrario, faltaría a su principal labor episcopal; además de ser coherente con el mensaje evangélico de estar al lado de los que sufren, y de luchar contra las injusticias. ¿O le es inconveniente?, ¿acaso por los apoyos que le han prestado algunas entidades bancarias para mantenimiento de inmuebles y obras de arte eclesiásticas?. ¡Primero es el hombre…, especialmente si está sufriendo, pues detrás de esos sufrimientos hay ancianos y niños!.

Con la crisis que padecemos, y los recortes de servicios públicos, que podan hasta acabar el “Estado del Bienestar”, apenas hemos oído voces de la jerarquía eclesiástica en defensa de los más débiles socialmente. Ya sabemos la meritoria acción que están haciendo Cáritas y demás entidades de caridad del ámbito de la Iglesia. ¡Qué gran labor…!. Pero no se escuden Vds. ahí sólo. Hay que hacer más, pues grande es la necesidad actual, y la injusticia hay que denunciarla proféticamente. En vez de rehuir un pronunciamiento a la primera de cambio, so pretexto de complejidad.

Complejos son los misterios teológicos y seguro que Vd. no por ello los rehúye. ¡Sea coherente, Monseñor!. Aunque sea por su propio bien.

¿Acaso el Magisterio de la Iglesia no tiene toda una Doctrina Social para iluminar la presente situación de injusticias económicas y sufrimiento en nuestras propias comunidades?.

¡Qué torpeza, o que falta de valentía….!. Y qué ocasión perdida para haber validado la respetabilísima y justa opinión de gran parte de su clerecía. A veces las mitras tapan los ojos… Pero aún está a tiempo de reflexionar y rectificar, si su conciencia se lo dicta.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Miguelillo
Fecha: Viernes, 8 de junio de 2012 a las 09:39
Me parece muy acertado
José María Hernández
Fecha: Martes, 5 de junio de 2012 a las 13:06
Son los mayores hipócritas que han existido jamás. Son políticamente correctos con el poder que les permite vivir por encima de sus posibilidades. Ellos no son, en nada, productivos. Nuestra productividad ha de dividirse entre su improductividad y los buenos dineros que gastan en su sustento gratuito, sin mayor esfuerzo que el de doblegar la voluntad de los que se revelan ante las inusticias. Ni pagan IBI. Ellos nunca van ir contra quiénes les hacen vivir de puta madre. Con hacer unas misitas, santas pascuas. Ellos viven felices y lo demás es demasiado complejo. ¡Hipócritas y fariseos! Necesitáis al pobre, el pobre es vuestra justificación, el pobre es quien os alimenta. ¡Sanguijuelas! ¡Defender de verdad al que lo necesita y no sólo con un plato de comida que encima no pagáis vosotros! ¡Defender de verdad al ser humano de tanta injusticia, de tanto atropello por parte de los fuertes! Fijaos en el verdadero Cristo y sed la mitad de su beligerancia con el poderoso. 2012 años lleváis viviendo a nuestra costa, ¿Qué nos habéis dado? ¿Cuáles han sido las mejoras que vosotros habéis procurado a este mundo? ¿Qué habéis hecho para que este mundo sea más justo? ¿Dónde tenéis vuestras trincheras si no es al lado del rico?... Si fuerais como Cristo este mundo sería el paraíso, pero eso no os interesa en absoluto. Necesitáis a los pobres y menesterosos, a los desconsalados y heridos, a las buenas gentes que os abren su cuerpo y alma para que vosotros anidéis en él y les chupéis hasta el hígado. ¡Sólo sois demonios disfrazados!
-
Fecha: Martes, 5 de junio de 2012 a las 12:05
Son sordos a la realidad, la familia hace ascuas.

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress