Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jose María Hernández.
Lunes, 27 de agosto de 2012

Qué vergüenza de Partido Popular y también de otras instituciones

Enviar por email

[Img #3690]La mentira es su característica más sobresaliente porque, tras estos ocho meses que llevan de gobierno, jamás han dicho una verdad. Ni un solo renglón de sus postulados electorales ha quedado en pie. Y cada viernes de cada semana ha supuesto el hundimiento de la clase trabajadora, sea baja, media o alta; el hundimiento de esta falsa democracia y el hundimiento de la moral de todo el pueblo español. En nombre del dios católico, sin duda.

 

Aquello de “partido popular” y del “partido de los trabajadores” ya estamos viendo en qué está quedando. Ellos defienden a las grandes empresas y corporaciones, a las grandes fortunas y sobre todo a la iglesia. A lo popular, a aquellos que conforman el pueblo, a hostias. Y, por encima de todo, conducirlos a la miseria y a la pobreza más absolutas lo antes posible. Eso siempre lo tenía solicitado la gran patronal: despidos sin indemnizaciones y salarios de esclavos. Sin leyes que les protejan. Y bajas las cotizaciones. Los beneficios, inevitables, para los patronos y que sean ellos, a discreción, quienes repartan, si reparten. Que se sepa quién es el que manda aquí y vuélvanse a llenar las iglesias por imperativo legal. En nombre del dios católico, sin duda.

 

Reducir el Estado con las privatizaciones necesarias hacia nuestros empresarios modélicos, que bien nos lo agradecerán en el futuro con buenos puestos en sus consejos de administración. Y el que pueda pagarse los servicios, que los pague y el que no, que le vallan dando. Y poner candados en los contenedores de basura para que no puedan aprovecharse, de gratis, de nuestras mercancías caducadas. Los viejos que repaguen las medicinas que les recetan los médicos y a los inmigrantes que paguen seguros privados, si pueden, y, si no, que se vayan por donde vinieron. Y si hasta los bisabuelos cobran algo, que nadie reciba los 400 euros de prórroga del subsidio de desempleo y por solo seis meses. ¿Qué pretenden? ¿Hacerse ricos a nuestra costa? Esto se ha acabado, faltaría más. En nombre del dios católico, sin duda.

 

Han conformado al Estado como el instrumento de represión más puro, han transformado un Estado que anhelaba los principios de igualdad, libertad y fraternidad en un Estado policial y de vuelta al miedo y al chantaje. Se cambian las leyes que no les gustan por aquellas que responden, siempre, a los intereses del dios católico, sin duda. Cuarenta años de dictadores que siguen gobernando a su antojo estos 34 años de falsa democracia. Nunca se fueron, nunca nadie los echó, siempre estuvieron aquí, agazapados, camuflados, prestos a saltar sobre la presa al más mínimo descuido y ¡zas! Y siempre bajo el palio sagrado de una iglesia de intereses mundanos y muy españoles, por aquello de que siempre fuimos y somos la reserva espiritual de Occidente.

 

Porque a este “partido impopular” lo gobierna, de cabo a rabo, el dios católico, sin duda. Ya saben que el dios católico no es uno, son tres. La santa trinidad se llama, como en las religiones más antiguas. Pero, ¡milagro!, que siendo tres se resumen en uno. El dios o dioses católicos no tienen nada diferente a los anteriores de otras culturas, simplemente fueron copiando y adaptando, ahora intenta llegar a las ovejas jóvenes y van con las cristotecas. Todo lo necesario para que la fe no se pierda. Entonces, ¿qué de cierto tiene? Poca cosa, si se profundiza en ella y si, mucho de indignación, descubrir tanto engaño. Una iglesia con brazos armados, jesuitas y opusianos entre otros, para hacer los laboreos más sucios. Infiltrados en todos los ámbitos del poder con el fin de que ese poder les sea devuelto en su totalidad. En el seno de esa iglesia no existe la democracia, ni la diversidad de opiniones, ni siquiera el diálogo; se impone la voluntad del que manda vía orden jerárquico. Nada es cuestionable, hasta su máximo jerarca posee lo que llaman “infalibilidad”, ¡Con un par, sí señor! En sus iglesias, todas construidas y sufragadas por los ciudadanos y que se apropian (otra modalidad de privatizar), el sacerdote arenga con sus sermones sin capacidad de intervenir por parte de los oyentes. Son asambleas muertas. Aquellos oyentes son meros receptores sin opción ni capacidad de participar. Son el rebaño de ovejitas a los que se guían hacia sus intereses ¿divinos? O ¿terrenales?

 

Más bien, terrenales. Ha sido el único colectivo, la única institución a la que no le han restado ni un solo euro de su presupuesto “Concordatado”. Tampoco a sus profesores de religión les han tocado sus nóminas, ni despedido en los meses de verano. Y la ley de concertación será modificada para que aquellos centros educativos donde la enseñanza se imparte sólo a varones o hembras, puedan seguir cobrando de lo público. Sentencias judiciales tengas que, con cambiar la Ley, lo arreglamos como a sus santidades guste. Que no pasa na`.

 

Cómo van ellos a conformar un frente de lucha contra todos estos neoliberales sionistas que nos están arrastrando a la hecatombe. Cómo van ellos a decir algo sobre los desahucios bancarios a tanta gente, sobre los 400 euros, sobre las preferentes, sobre las rebajas salariales y subidas de impuestos, sobre el desmantelamiento de la sanidad universal y gratuita, sobre la pérdida de millones de puestos de trabajo, sobre la desaparición de la Ley de Dependencia y sobre otros muchos. Ellos están mejor calladitos, esta lucha no es suya, es demasiado mundana. O quizás sí y más de lo que nos pudiéramos pensar. Un nuevo orden mundial: una sola moneda, un solo dirigente, una sola religión. En eso están, moviendo todos los hilos para conseguir su vuelta a la hegemonía mundial. En EE.UU, hace tiempo que son ellos los que gobiernan y su poder sigue aumentando en todos los círculos de poder. Ganándole al protestantismo, se llama. En nombre del dios católico, sin duda.

 

Ese dios que ellos defienden, es el dios del miedo y de la opresión a la mayoría; de la incultura y del desconocimiento; de la limosna. Ese dios es falso o, de ser real, satánico. Ese es su dios, el ángel caído y no otro. Debiéramos darnos cuenta todos y, perdiendo el miedo, derribarlos de sus poderes terrenales y dejarlos sólo y exclusivamente con los divinos o, mejor, ni eso. Eliminaríamos el mal que nos lleva gobernando por siglos y siglos y que tan magistralmente ellos ejercen.

 

Al partido impopular exigirle su dimisión por gobernar contra los intereses de la mayoría de los españoles. Este partido es un brazo ejecutor de aquel dios que nos quiere pobres y sumisos, esclavos de sus propios ataques. Este partido impopular no tiene legitimidad alguna en su desgobierno y el pueblo soberano es el único legitimado para exigirles su dimisión. Exijámosla, que mañana es tarde.

 

Una III República es lo que necesita este País, olvídese de los cuentos que les han inoculado durante tantos y tantos años sobre la II. Infórmese, lea, averigüe la verdad de aquella historia que nos robaron los oligarcas y la iglesia. Sin la III República este País está condenado a la miseria y a la podredumbre social más absoluta. Sin la III República este País demostrará su grado de analfabetismo e incultura y cuán fácil es su manejo por parte de los dictadores con y sin sotana. Es necesario la ruptura con toda esta farsa que nos mal gobierna, es necesario poner distancias y cada cosa en su sitio. Este País no soporta ya más capas de pintura, necesita una estructura distinta y libre de ataduras seculares, necesita libertad para hacer un País nuevo. Donde gente nueva y libre trace el nuevo rumbo de este nuevo País, que bien ganado lo tiene. Largas vacaciones a Borbones, banqueros, grandes empresarios, jueces viejos, iglesia y a todos aquellos que sólo han defendido sus intereses particulares y no los de todos los españoles y, por ende, de España. ¡Que entre el aire fresco a raudales y que todo lo rancio, cutre y decimonónico sea esparcido y disuelto!

 

Un viva por la III República Española, por el renacer de un Nuevo País. Eso o simplemente estamos llamados a nuestra condena más infame.

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress