Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Iris Bernot.
Domingo, 15 de septiembre de 2013

Los pelos en las axilas y piernas para las mujeres o las cosas absurdas del feminismo radical

Enviar por email
[Img #5750]Ojiplática me he quedado ante la nueva "moda" que algunas bloggeras y periodistas y agitadoras de la red han convenido en instaurar de repente en el mundo entero, la de la no depilación para las mujeres. Una de ellas, cuyo nombre no voy a decir porque me parece irrelevante, ya que creo que lo fascinante e inquietante está en la nueva "moda" y no en las personas que pretenden instaurarla, ha difundido unas fotos en las que sale con los brazos levantados para que el mundo pueda apreciar sus sobacos peludos ( y supongo que malolientes) y admirarlos como el que admira un Van Gogh o un Goya.

Al parecer, este grupo de mujeres peludas han decidido mostrar al exterior sus cuerpos llenos de pelo de gorila completamente orgullosas como si estuvieran mostrando la vacuna para el cáncer o las cicatrices de alguna guerra a la que han sobrevivido. Al parecer están convencidas de que el nuevo feminismo pasa porque la mujer deje de depilarse, porque eso es propio de mujeres esclavizadas y sometidas por la sociedad machista, dicen estas enamoradas de la higiene corporal. Las reacciones a semejante fealdad de fotos no se han hecho esperar, y la gente ha empezado a enviarles correos y mensajes sin parar diciéndoles que son unas cerdas y que ninguna mujer en sus cabales puede pensar que ir por la vida como un mono va a hacer que se sienta más liberada y dueña de sí misma, a cuyo pensamiento me sumo yo también.


Yo creo que cada cierto tiempo salen cosas así, sin sentido, porque la vida es una ruleta que va rodando y rodando, y como la bola va cayendo en una casilla cada vez, a veces cae en la casilla de lo razonable y lo lógico y otras veces cae en la de lo absurdo y lo bizarro. Lo que pasa es que por mucho que nos puede hacer gracia que alguien crea que ir como Tarzán por la vida va a solucionar todos los problemas que tiene por pertenecer a un género sexual, lo cierto es que al final ya no sabemos qué va a ser lo próximo que nos vamos a encontrar, y eso puede hacer que el temor nos invada como nos invaden las polillas en verano. Yo trato de no tener miedo, pero cuando veo estas cosas me doy cuenta de que no puedo vivir con despreocupación. En cuanto me doy la vuelta, hay un nuevo grupo de personas defendiendo alguna nueva perogrullada.

De todas formas, estoy segura de que en este caso puedo estar tranquila, y vosotros también lectores y sobretodo lectoras, porque las "mujeres mono" nunca van a estar de moda. Se me podrían ocurrir muchas razones por las que eso nunca va a suceder, pero diré dos que creo que son bastante razonables y comprensibles. Por un lado la higiene está para algo, y a la gente, en general, le gusta oler bien. De hecho, no creo que nadie que esté en su sano juicio esté contento oliendo a pelo gastado y sudado, la verdad. Sería como si la gente prefiriera tener las heces y las orines corriendo por las calles como ocurría antaño a tener un sistema de alcantarillado y tuberías que lo manda todo a sitios que están bastante lejos de la vista. Y en segundo lugar, las mujeres hemos ido evolucionando hacia un cuerpo más limpio porque nos gusta y porque está en nuestras naturalezas. Que me aten a un palo y me quemen si quieren las feministas radicales (pero que no hagan un rito de esos en los que se leen poemas sobre la fertilidad y la vagina antes, por favor, que me maten rápido), pero voy a decirles algo que les inquietará. A la mayoría de las mujeres nos gusta ser mujeres, o sea, nos gusta oler bien, ducharnos, no tener pelos llenos de sudor y polvo por el cuerpo, peinarnos y vernos guapas en el espejo y con buen aspecto y.... Chan chan, chan, chan.... No somos menos libres por eso! ( venga, ya pueden encender la hoguera...) Resulta que se puede ser cuidadosa con el propio cuerpo y al mismo tiempo ser una mujer libre pensante que toma sus propias decisiones... ¿ Impresionante, verdad?

Como mujer, (ahora voy a hablar como mujer y no como ser humano sarcástico y bloggero), tengo que decir que no me gusta que elijan por mí. Me gusta decidir por mí misma, y de hecho lo hago como si tal cosa, pero también me gustan los neceseres rosas y los pintalabios nuevos... Si veo un pelo de más en mi cuerpo me pongo frenética, pero si alguien me da una orden puede estar seguro de que será la última que me dará en su vida... ¿Se puede tener un rizador eléctrico y tener pensamiento propio? pues sí, sí que se puede...

Yo creo que las amantes de lo peludo deberían encargarse de los problemas que realmente sufren las mujeres por ser mujeres ( la falta de libertad en ciertos países, el maltrato, las violaciones, los abusos, la prostitución, la explotación sexual y un largo etcétera que por desgracia nunca termina), y dejar de hacerse fotos que dañan a la vista de cualquiera. Supongo que se creerán muy guerreras y rompedoras (unas auténticas Juanas de Arco, claro que sí) y que pensarán que ya pueden salir a pegar a embarazadas y a señoras que van del brazo de sus maridos, pero conectar los pelos de los sobacos y las piernas con la libertad es tan absurdo que no sé como ellas mismas no se dan cuenta de ello. En fin... De todo tiene que haber...

Bueno, me voy a depilar, que ya llevo pelusilla en las piernas, y a decidir dónde me tomo el café de media mañana, no vaya a ser que me empiece a sentir sometida y humillada por esta sociedad cerrada y despiadada en la que vivo... Hasta luego...

Más en irisbernot.com

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
5 Comentarios
Dani
Fecha: Martes, 17 de septiembre de 2013 a las 18:43
Iris Bernot, ¿ud. es periodista? Independientemente de su opinión, este articulo parece redactado por una adolescente.
No es nada importante
Fecha: Martes, 17 de septiembre de 2013 a las 12:58
Cada uno/a con su cuerpo haga lo que quiera. Esto es hasta superficial para lo que está cayendo. Hablamos en el próximo artículo de muertas a manos de sus parejas y, de las diferencias con otros países europeos, que no sudamericanos como hace el ministro de educación.
Piter Esprait
Fecha: Lunes, 16 de septiembre de 2013 a las 12:13
"Yo creo que las amantes de lo peludo deberían encargarse de los problemas que realmente sufren las mujeres por ser mujeres [...] y dejar de hacerse fotos que dañan a la vista de cualquiera." Las amantes de lo no peludo también deberían encargarse de los problemas que sufren las mujeres por ser mujeres, [...] y dejar de hacer artículos tan irrespetuosos como ridículos. Porque esta parida es tan lógica como un artículo sobre ¡Eh mira! ¡Una persona con gafas en una foto! ¡Mira como trata de imponerme su estúpido canon de belleza gafiplástico! ¡Voy a ponerme mis lentillas de colorines para demostrar mi libertad chachi-piruli!
Tampoco me pienso dejar
Fecha: Lunes, 16 de septiembre de 2013 a las 09:01
largos los pelos del sobaco, pero hay que llevar cuidado con ese "culto al cuerpo" y que es agresivo a la larga para las personas.
Ni con tanto pelo
Fecha: Lunes, 16 de septiembre de 2013 a las 08:58
ni tan calvo, que se le vean los sesos. Tanto los excesos como la dejadez son malos, hay que encontrar un punto medio y hacer caso omiso a esas "tendencias" que entran de fuera y son tan nocivas para las mujeres.

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress